el arte del retoque

Los errores de una sesión fotográfica que se salvan con retoque (II)

En una sesión fotográfica hay multitud de elementos que pueden desmejorar el resultado final, desde una arruga en una prenda hasta un cinturón mal colocado o un cable que cruza el suelo del estudio. Normalmente, la mayor parte de estos pequeños contratiempos pueden ser subsanados por el retocador en la fase de postproducción. Sin embargo, hay otros que es mejor evitar en el momento de tomar la fotografía. Conocer a grandes rasgos cuáles son esos errores fácilmente corregibles por el retocador y cuáles deben ser rectificados en el estudio ahorrarán horas de trabajo a todos los miembros del equipo.

En un post anterior ya hablábamos de que en eCommerce es vital cuidar con detalle la fotografía de producto, ya que la herramienta zoom para ver al 100% es la más utilizada por los clientes. Después de ver los errores habituales en modelos y prendas, vamos a centrarnos en el retoque de objetos y fondos.

Objetos

En medio de una sesión fotográfica hay mil y un elementos que pueden salir en la fotografía si no se respeta el espacio de trabajo. En la eliminación pura de objetos es vital la colaboración de los miembros del equipo en el estudio: cables que asoman por las esquinas, atrezzo fuera de su sitio, polvo… Aunque eliminar objetos de una imagen resulta bastante sencillo para el retocador, siempre es recomendable parar unos pocos segundos para limpiar y colocarlo todo bien. Al final compensará más economizar tiempo en la labor de postproducción, ya que el retocador va a tener que corregir otras muchas cosas y en la mayoría de ocasiones se trabaja a contrarreloj.

En caso de tener que trabajar con los objetos como producto, los retoques más habituales consisten en corregir la frontalidad, la luz y los colores. El detalle de la frontalidad es uno de los más trabajados para eCommerce, ya que este tipo de ángulo da más sensación de realidad al cliente. Para solucionarlo, el retocador modifica el ángulo de visión y recompone los contornos del producto hasta que queden rectos. El juego de luces en este caso es vital, ya que seguramente la fotografía inicial cuente con zonas cuya iluminación no cuadre con el nuevo enfoque.

Cuando trabajamos con joyas, los aspectos a corregir suelen ser colores, brillos y texturas. En concreto, la joyería con piedras es susceptible de quedar con marcas al ser manipulada con las manos. Normalmente el estilista utiliza guantes de nylon o algodón para no mancharlas, pero siempre pueden quedar pequeñas marcas si el fotógrafo la ha recolocado para la fotografía. En el caso de los colores, también las piedras son las que más trabajo conllevan, ya que la opacidad jugará un papel fundamental a la hora de que el color sea más o menos nítido. Además, en objetos como los relojes, es importante cuidar los reflejos que pueden producirse en el cristal y que podrían impedir una buena visibilidad. Con cualquier material metálico siempre habrá que trabajar la iluminación para que el color destaque y tenga brillo.

lupa_wetransfer

Fondos

Cuando hablamos de trabajar con fondos o retocarlos, todo se puede resumir en una palabra: limpieza. En eCommerce es vital que el fondo sea nítido, liso y limpio. Para que el resultado sea perfecto es necesario un alto nivel de pulcritud. Por ello, es básico que el estudio se mantenga y se limpie correctamente. De esta forma, la postproducción será más sencilla para el retocador.

Elegir el color de fondo también es una tarea importante a la hora de hacer fotografías para eCommerce. Lo más recomendable son fondos blancos o neutros; un fondo de color en el estudio podría modificar la saturación del color de una prenda, por ejemplo. Si este fondo de color es condición sine qua non para la fotografía, lo ideal es colocarlo bastante alejado del producto para que interfiera lo menos posible. En cuanto a la iluminación, es importante tratarla de forma independiente para que el conjunto de fotografías tenga un fondo homogéneo en el catálogo.

Producto sin retocar silueteado con fondo verde

En cualquier caso, trabajar con el fondo no es lo más sencillo para el retocador, pero sí que es uno de los aspectos que da mejor resultado tras pasar por la fase de postproducción. Para conseguir resaltar el producto y crear continuidad en los fondos, el retocador utiliza las herramientas de silueteado. Con ellas recorta el producto y lo coloca sobre un fondo creado digitalmente. Estos fondos cumplen los requisitos de neutralidad (a no ser que la firma solicite un color determinado) y son la superficie sobre la que apoyarse. Es importante que, una vez colocado el producto en el nuevo fondo, no olvidemos el juego de luces y sombras. Éste es un aspecto que se pierde al siluetear un objeto y que debe incluirse en la fotografía mediante el retoque. Nunca hay que olvidar que en eCommerce la fotografía de producto es la carta de presentación ante el cliente, por lo que debe ser limpia, nítida, completa y fiel a la realidad.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

retocador fotográfico profesional Crea ya tu cuenta y consigue tus fotos retocadas